Comprender el complejo y rico acervo mitológico de Chiloé, y su plena vigencia en los campos del Archipiélago, exige adentrarse en el “sui genesis”, simple, armónico y hasta romántico mundo del chilote integrado plenamiente a su ambiente de selvas, ríos, islas, maderas, bordemar y aguas, en el que siempre reina el misterio.
El chilote se mueve en dos mundos integrados y complementarios: el físico, biológico y real, del quehacer diario, y el mítico, espiritual y misterioso, que cobra todo su vigor en la soledad de un bosque verde y acuoso, en el que el sonido cantarino de las fuentes, vertientes y riachuelos adormece, y el sonoro ¡huitrotroi! del chucao sobrecoge, como un zarpazo en medio del silencio.

Allí, entre el brillo de las hojas húmedas, entre las lianas que abrazan los árboles, tras un tronco y en los rincones más oscuros, el chilote ha creado los seres más extravagantes, que necesariamente deben llenar ese mundo de silencios, como si allí “algo” le hubiera faltado al Creador. Y ellos… intangibles e irreales, son para el chilote aún más reales que lo imaginable pues condicionan al actuar de hombres y mujeres como si estuvieran presentes en todo momento y en todo lugar. 

Así, el Trauco impide a las doncellas adentrarse solas en el bosque, so pena de quedar encintas; su esposa, la Fiura, “enlesa” y tuerce a los varones; la Pincoya da fertilidad o pobreza a las costas; los brujos, dueños de la noche, lanzan males, vuelan con sus “macuñ” encendidos, o se transforman en animales para acechar a sus víctimas; el Coo controla desde la penumbra los movimientos de una familia acechada y cuando se para en el techo de la casa, presagia una muerte segura del jefe de la familia; el Caleuche embriaga y rapta a los navegantes nocturnos envolviéndolos en una niebla espesa en medio de aterradores sonidos de cadenas; la Voladora, que al caer la noche deja sus intestinos en una fuente, para alivianar su vuelo, y regresa al alba para poner todo en su lugar. Su carcajada ruda, sonora y burlona, en medio de la noche, sobrecoge al isleño; el Invunche, que cuida la cueva de los brujos en Quicaví, fue un niño, que raptado desde muy pequeño por los “pelapechos” fue deformado por macabros masajes, a tal punto de desplazarle una pierna a la espalda. Sus “balidos”, semejantes a los de un chivo, aterrorizan a quienes lo escuchan en la penumbra de las comarcas rurales. El Camuhueto, el Caballo Marino, el Basilisco, la Bauda, o el Raiquén, el Pincoy, el Piguchen o la Manta, el Cuchivilu, con sus atributos, virtudes y defectos, ejercen todos sus específico papel en el misterioso mundo mítico del isleño y dan cuerpo – por otra parte – a interminables tertulias, cuentos, historias diversas y aventuras que llenan y enriquecen las tardes y noches insulares en los crudos meses de invierno, mientras el mate circula y alguna “chochoca” con “yide” se asa – apetitosa – al calor de la hoguera del fogón.
Los rostros, cambiantes en luces y sombras por el bailoteo de las flamas del fogón, parecen no percibir el rugido del viento y el claveteo de la lluvia torrencial contra las paredes. Absortos, trasplantados, raptados por la imaginación, podrían seguir escuchando los relatos cadenciosos del anciano… eternamente. Entonces habremos comenzado – recién – a comprender algo del cómo y del por qué del maravilloso mundo mitológico de Chiloé

MEDARDO URBINA BURGOS




LA PINCOYA

La Pincoya



La Pincoya es un ser de aspecto femenino de hermosura incomparable. Cabellos largos y dorados, y un cuerpo de adolecnete hermosísimo. Viste un traje de hojas de zargazo y pelillo que le llega a los pies.
Cuando se acerca a alguna playa a bailar en la medianoche, los hombres que que han podido verla quedan atontados con su belleza.

En su danza frenética anuncia la escaces o abundancia de los peces y mariscos de las zonas costeras. Cuando su danza es de cara al mar, habrá una gran abundancia, pero si su baile es de espaldas al mar, significa una escasez de peces y mariscos en esa zona.

Su marido es el pincoy, que a la vez es su hermano y administra el territorio de su padre, el Millalobo, rey de los mares.

La pincoya es un ser de caracteristicas benévolas. Ayuda a los pescadores cuando estos han sozobrado en el mar, o bien, cuando han quedado varados en alguna playa. También castiga a los que han cometido algún mal a alguna persona, perjudicándoles su pesca. También ayudando a los que los necesita, dándoles abundancia.

 

EL INVUNCHE

Invunche

El "Invunche" o "Machucho de la Cueva" es un monstruo que protege la entrada a la "Cueva de los Brujos".
Este guardián lo desarrollan los brujos rapatando al hijo primogénito no bautizado de una desafortunada familia u obteniéndolo previo pago a algún desalmado dispuesto a raptar al bebé, y en otros casos peores es el padre o la misma familia que entrega al inocente a cambio de dinero o favores de los brujos.

El proceso para transformar al bebé es horrible y despiadado. En primer lugar le quiebran una pierna y la tuercen sobre a espalda y se la costuran para que no se suelte. El objetivo de esto es que la creatura (el termino creatura se usa para todas las bestias y humanos no bautizados) no escape facilmente de la cueva ya que se sólo se puede desplazar dando saltos en su tres patas.

Con el objetivo de que a creatura sea resiste al frio se le aplica en el cuerpo un ungüento que hace que le crescan gruesos pelos. La lengua de desgraciado es partida en dos como la de una serpiente.

Durante su crecimiento el Invunche es alimentado primeramente con carne de difunta y leche de alguna indígena.

El Machucho de la Cueva es incapaz de hablar, solo emite unos horribles alarido que hacen que cualquiera experimente escalfríos.

Ya de adulto su dieta incluye carne de recién nacido y de adultos, la cual simpre es surtida por los brujos, aunque algunas veces se le deja salir de la cueva para que el mismo busque alimento.

La misión del Invunche como ya dijimos es cuidar la guarida de los brujos. Sólo los miembros de la agrupación pueden verlo y ante el resto de las personas se transforma en cualquier objeto o por alguna extraña influencia mágica el que se encuentre con un invunche se atonta sin poder verlo o recordarlo.

Cuando un brujo quiere entrar a la cueva resguardada por un Invunche debe hacer una referencia y darle realizarle un osculus nigrus (beso negro, beso en el ano) similar al que las bujas europeas le daban al demonio cuando este se aprecía en sus aquelarres.

 

EL CALEUCHE

El Caleuche

El Caleuche es un buque que navega vagabundo por los mares de Chiloé y los canales del sur. Está tripulado por brujos poderosos y en las noches oscuras va profusamente iluminado. Durante sus travesías, a bordo se escucha música sin cesar.
Si es necesario se oculta en medio de una densa neblina, que él mismo produce. Jamás navega a la luz del día.

Si casualmente una persona, que no sea bruja se acerca, el Caleuche se transforma en un simple madero flotante, y si el individuo intenta apoderarse del madero, éste retrocede. Otras veces se convierte en una roca o en otro objeto cualquiera y se hace invisible.

Sus tripulantes tienen la capacidad de transformarse en lobos marinos o en aves acuáticas. Se asegura, que los tripulantes tienen una sola pierna para andar y que la otra está doblada por la espalda, por lo tanto andan a saltos y brincos.

No hay que mirarlo, porque los tripulantes castigan al que lo hace, dejándoles la boca torcida, la cabeza hacia la espalda o matándole de repente gracias al elevado manejo que tienen de la brujería. El que quiera mirar al buque y no sufrir el castigo de la torcedura, debe tratar que los tripulantes no se den cuenta.

Este buque navega cerca de la costa y cuando la tripulación se apodera de una persona, la llevan a visitar ciudades del fondo del mar y le descubren inmensos tesoros, invitándola a participar en ellos con la sola condición de no divulgar lo que han visto. El que no respete esta condicion será asesinado por los tripulantes del Caleuche en la primera ocasión que volvieran a encontrarse con él.

Todos los que mueren ahogados son recogidos por el Caleuche, el cual tiene la facultad de hacer la navegación submarina y aparecer en el momento preciso en que se le necesita para recoger a los náufragos y guardarlos en su seno, que les sirve de mansión eterna.

Cuando el Caleuche necesita reparar su casco o sus máquinas escoge de preferencia los barrancos y acantilados, y allí, a altas horas de la noche, procede al trabajo.

 

EL TRAUCO

El Trauco

El Trauco, Thrauco o Chauco es un hombre pequeño de no más de 65 cms. de estatura o una vara de alto como dicen la Chiloé.

Fornido y de caminar lento por la falta de dedos y talones en los pies, se ayuda para caminar con una pequeña vara llamada Pahueldon o aveces con una hacha de piedra llamada Toki.

Su fuerza es tan grande que con 3 hachazos puede derribar un arboles sin importar el grosor de estos.

Vive en los huecos de los árboles y se viste de quilineja y musgos del bosque. Le gusta comer murtas y le encanta contemplar el paisaje desde la altura colgando de la rama de algún árbol.

Se cree que fue un espiritu que no alcanzó entrar al infierno. Odia a los hombres y mujeres que andan por sus dominios en las espezuras del bosque, donde el es el amo y protector. Si se encuentra con ellos puede llegar a torcerlos con la mirada, o matarlos según sea la situación.

Tiene como pareja a la Trauca, también llamada Fiura, con quien recorre el bosque, y cuando está seguro de que ella está lejos empieza a buscar las mujeres virgenes que se aventuran a recorrer solas sus dominios.

Cuando encuentra una mujer transforma su bastón, el Pahueldún en una flauta, con la cual sopla a las mujeres atontándolas para luego encantarlas con su sensual mirada. Una vez adormecidas goza de ellas produciendoles un embarazo instantáneo. Los hijos nacido de esta relación, son llamados al bosque para sustuir a su padre cuando él ya no esté.

Si por una fatal casualidad nos encontramos con el de frente, es preferible no mirarle a los ojos, ya que esto significaría quedar torcido e inválido al instante. Pero si eres rápido y de mente veloz, puedes tirarle un puñado de arena a los ojos, este de inmediato queda extasiado contando los granos de arena, y puedes aprovechar huir en ese instante.

Se dice también que nunca se interesa en mujeres casada, y que cuando está interesado en alguna mujer, deja sus excrementos de color amarillo a la entrada de de la casa de las muchacha.



LA FIURA

La Fiura

La Fiura es una pequeña monstruo en forma de mujer. El mito la muestra habitualmente danzando sobre la débil alfombra de un balanceante "hualve", sin temor a que en cualquier instante se rompa y la trague el pantano.

Detiene su baile para contemplar su horrible rostro en el espejo de un charco y peinar su larga cabellera con un reluciente peine de plata. Contonea coqueta su exuberante busto y corre ágil, haciendo flamear su breve pollera roja entre los troncos quemados de los roces mimetizando sus miembros con los semicarbonizados ganchos de los árboles.

Se escabulle entre los matorrales en busca del fruto de las espinosas "chauras" que come con glotonería. El más leve ruido la asusta, adoptándo de súbito caprichosas y convulsionantes posturas. Hace muecas horrendas con su feísimo rostro y con sus ojos chispeantes, casi ocultos por una descomunal nariz. Alarga sus brazos en todas direcciones y mueve nerviosamente los dedos deformes de sus enormes mano en demanda de una víctima, para "tirarle un mal aire".

La Fiura, hija única de la Condená, es la mujer del viríl Trauco, por lo cual también se le conoce pro Trauca. Más esto no le impide ofrecer su amor a todos los hombres a quienes impone como severa condición, aceptarla con los ojos cerrados. No admite mirada alguna, ni siquiera la de los animales, sin aplicar al instante su castigo. El osado que se atrevió a mirarla quedará torcido en algún lugar de su cuerpo. Si quien la mira es un niño o un animal, le deforma generalmente las extremidades, haciéndole imposible la marcha, pueslos tulle.

Le encanta embrujar o encantar a los leñadores jóvenes que se internan en el bosque, dejándolos atontados sin saber donde encontrar la salida, para poseerlos durante este atontamiento.

Luchar contra ella es tarea imposible, pues posee una fuerza y destreza tal que cuantos hombres quieran pueden pelear con ella, pero los deja a todos maltrechos y contusos. En cambio a ella no se logra asestarle un solo golpe. "Es como pegarle a la sombra".

Las deformaciones causadas por la Fiura son prácticamente incurables. En casos afortunados, se consigue alivio utilizando el siguiente tratamiento: al amanecer se corta una rama de la enredadera llamada "Pahueldún", una vez transportada junto al enfermo, se la azota hasta arrancarle la savia, líquido que debe beber el enfermo y enseguida se la lleva arrastrando hasta la playa, para lanzarla al mar.



EL CAMAHUETO

El Camahueto

El Camahueto es muy parecido a un ternero de unos pocos meses, pero con una fuerza descomunal. Tiene un solo cuerno, pequeño, pero con atributos magicos y especiales, que lo hace, muy apetecible para los brujos y curanderos que saben como utilizar sus propiedades magicas.

Este ser, nace entre alguna laguna o lugares pantanosos, donde haya sido sembrado con el cuerno de camahueto, extraído por algun brujo.

Muchas veces aparece , en lugares donde se quiere hacer mal a alguna persona. Su crecimiento es lento, va de 25 años hacia adelante.

Cuando alcanza su adultez, busca el cambio de su morada, en una noche de tormenta, y se abre camino entre arbustos, campos, para llegar al mar. Al suceder esto, se siente un ruido fuerte de matorrales y arboles que se caen, y se oyen sus chivateos en la noche, con un sonido espeluznante.

Al llegar al mar, puede derribar inlcuso embarcaciones que estuvieren a su paso, produciendo grandes marejadas al sumergirse en el mar.

Esta es la ocasión de que un brujo , con la habilidad de lacear, a este ser, segundos antes de tirarse al barranco, y con una cuerda hecha de zargazo. Al poder atraparlo, puede cortar rapidamente el cuerno, y rápidamente se convierte en un buey manso, y de uso doméstico, dejando en el pasado su naturaleza violenta.

Nuestra Ubicación

Centro Médico Regional, Janequeo 225, Concepción.

Fono 994147519

Horarios:
Lunes a Viernes de 09:00 a 21:00 hrs.
Sábados de 09:00 a 12:00 hrs.

¡BIENVENIDOS!

Contáctenos

Visitantes

746638
Hoy
Ayer
Esta semana
Ultima semana
Este mes
Ultimo mes
Todos
55
250
305
311199
10954
14946
746638

Su IP: 54.158.21.176
26-09-2017 00:46