Querido Medardo:

Como no he sabido nada de ti, imagino que andas divirtiéndote en tus ocupaciones editoriales y literarias. Felicitaciones. Aprovecha el verano, aunque si estás por Chiloé, parece que el verano hace tiempo que ya voló a otras latitudes. Por aquí es invierno como sabes. Y el invierno no tiene por qué no ser agradable, pero a veces hay días como hoy en el que no hay más que la inacción que parece envolver incluso el ánimo más enérgico y activo. Así, o bien por eso, fue que hace unos minutos salieron estos borroneos que te envío sin ni una pizca de vergüenza, sólo para que veas que hasta la inactividad hace escribir a tu amigo. Un fuerte abrazo, Carlos.

MIÉRCOLES 18 de FEBRERO DE 2009 CON JOSÉ WATANABE

1

El miércoles 18 de febrero se alarga como un túnel gélido
Y yo doy vueltas por mi casa
Sin encontrar un sitio donde sentirme cómodo
En este tiempo sin cauce
El día se arrastra desganado con su cartel de miércoles 18 de febrero
Al que el año 2009 parece mirar con su ojo malo
Como diciendo este hijo no es mío Por favor, no se les ocurra cargarlo a mi cuenta

Hasta los días son a veces negados por su padre
Así este febrero 18 que no ha aprendido a caminar
Se arrastra o se deja llevar por un reloj oculto
Entre la lluvia y la nieve y el frío grisáceo
Que empantana hasta al entumecido ánimo de las horas
Que languidecen como plantas atormentadas por el hielo y la inercia

De un sitio a otro
De un sitio a otro sitio
Sin moverse un milímetro de este día petrificado
De esta estalactita milenaria que cuelga de un agujero del tiempo
Donde hasta el aire falta

2

“Todo hecho es fragmentario hasta que el azar nos lleva
a su complemento”
Reza el verso de José Watanabe, peruano y gran poeta
Por el que mis ojos se pasean en este día gélido y ageométrico
Rechazado hasta por su padre

Todo hecho es fragmentario en la infinitud del tiempo
En el que un milenio es mínima molécula
Y un siglo átomo pequeñito y atónito
Solazándose en la visión de sus propios protones y neutrones
¿Qué de nosotros?
¿Qué decir de nosotros en medio de este paisaje de maravilla?

3
“Cómo envidiamos el largo cuello
de las garzas que se posan en la cumbrera”
Es el verso que me cae después de la lluvia
De átomos e infinito
Cómo envidiamos –pienso
Cómo envidiamos a esas garzas que se posaron un día
En la cumbrera del poema de Watanabe
Y permanecen allí aladas, silenciosas y pensativas
Parloteando para sus adentros
Toda la inmensidad del mundo y de la escritura

Cierro el libro
Pero instintivamente regreso al mismo poema
Esperando que las garzas de largo cuello
Alcen el vuelo hacia otras páginas

No hay vuelta –me digo
No hay vuelta –me repito
El que ha encontrado su lugar y su poema
No los abandona jamás.

Carlos Alberto Trujillo (Chilote)
Director del Programa de Doctorado de la Cátedra de Literatura Hispanoamericana
Universidad de Villanova en Pensylvania(USA).

Nuestra Ubicación

Centro Médico Regional, Janequeo 225, Concepción.

Fono 994147519

Horarios:
Lunes a Viernes de 09:00 a 21:00 hrs.
Sábados de 09:00 a 12:00 hrs.

¡BIENVENIDOS!

Contáctenos

Visitantes

766937
Hoy
Ayer
Esta semana
Ultima semana
Este mes
Ultimo mes
Todos
275
328
2300
329844
6628
11495
766937

Su IP: 54.196.127.107
18-11-2017 18:35